Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


Es la aplicación más útil, humanitaria y comprometida que tiene la Ciencia


A los 7 años de edad decidí que quería ser médico. Puede parecer absurdo, porque a esa edad es imposible saber qué es lo que vas a querer hacer en la vida, pero en mi caso, si he de contestar sinceramente así fue. En realidad, de niña para mí era simplemente un juego, supongo. El caso es que me fascinaba establecer diagnósticos a mis muñecas, operarlas, diseccionarlas y volverlas a componer. Luego venía la fase de cuidados, que también me parecía fascinante. Montaba un hospital en mi propia casa y cada muñeca tenía incluso su propio historial. Por otra parte, también me atraía especialmente el tema de la muerte. A veces montaba una especie de agencia de trabajo temporal en la que no faltaban puestos de maquillador de muertos y forenses.


Sin embargo, a pesar de que en mi familia todos pensaban que esa obsesión por la medicina desaparecería, (ellos pensaban que idealizaba), con los años se convirtió en algo mucho más fuerte y en una idea sólida con otros motivos distintos de los que me movían en la niñez. Ya en el colegio, en las asignaturas de ciencias, los temas de anatomía humana, fisiología, me entusiasmaban y siempre me “sabía a poco”. La cosa seguía repitiéndose en el instituto y comprendí al menos que lo mío no eran las letras. Por supuesto no podía “dormirme en los laureles” si quería entrar en la Facultad, ya que la nota de corte era alta; me propuse alcanzar la nota y lo conseguí, afortunadamente. 

Una vez dentro de la carrera y a poco de terminar verifico que Medicina es una carrera preciosa. Pienso que es la aplicación más útil, humanitaria y comprometida que tiene la Ciencia. También he comprendido que mi vocación es la tarea asistencial. Siempre he admirado la labor del buen médico: me parece una profesión entregada, bondadosa, inteligente y cuya finalidad es el bienestar de la gente. La Salud es un bien preciado que la gente busca preservar y recuperar, y parte de esa ayuda la encuentra en el médico. Me fascina la idea de que muy pronto podré salvar vidas, traerlas al mundo, curar a gente enferma, aliviar los síntomas, acompañar en el dolor, en definitiva ayudar a la gente. 

Creo (egoístamente) que ejercer medicina va a ser para mí, la profesión que más satisfacciones me van a reportar. Y no pensaré aún en el sufrimiento, que también me producirá, para no arrepentirme precozmente… Y por último viene la razón menos romántica que puedo dar. Me educaron para ser una persona independiente, y por fortuna, la medicina está bien remunerada. Sinceramente, los honorarios no son los que me empujaron a estudiar esta carrera, porque aunque fuera menor la retribución de este trabajo, también la hubiera estudiado, aunque he de reconocer que si bien de pequeña nunca me planteé esto, las necesidades lógicas del ser humano adulto me han llevado a considerar esto como una razón también de peso, aunque repito, nunca sería la razón primordial.

Yo no animaría a nadie a estudiar medicina si no está movido/a por ese resorte invisible que es la vocación. Ni tampoco por tradición familiar como veo en muchos casos. El amor por cualquier disciplina es lo que hace que ésta evolucione y dé como resultado una mejora sustancial del sistema en cualquiera de sus vertientes: económica, social, política… que dará como resultado el buen equilibrio de la sociedad en la que nos ha tocado vivir.

3 comentarios:

  1. creo que me has dado una buena motivación para querer ser medico, muy buena conclusion, me encanto, la hayo muy profunda ;)

    ResponderEliminar
  2. Anónimo20/4/12 6:46

    UNA CONCLUSIÓN MUY BUENA :D ... aunque yo no escogí medicina :( !

    ResponderEliminar
  3. YO ESTOY POR TERMINAR LA SECUNDARIA Y QUIERO ESTUDIAR MEDICINA Y CUANDO VEO ESTO ME DOY CUENTO QUE LA MEDICINA ES UNA DE RAZONES POR LA CUAL QUIERO VIVIR

    ResponderEliminar