Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


Fue con gran orgullo que mis padres me ayudaron a perseguir mi sueño de estudiar medicina, aunque para ellos lo importante era que estudiara y trabajara en lo que a mí me hiciera feliz. Sofía Pimentel Diniz.

Creo que puedo decir que una de las grandes razones por la que escogí estudiar medicina fue gracias a los dos buenos ejemplos que tengo en mi casa y que siempre han sido mis referencias. Desde siempre que las conversaciones en mi casa son muchas veces sobre medicina, el hospital, los pacientes y las enfermedades. A pesar de todos los problemas que podían tener en el trabajo mis dos ejemplos siempre hablaron de la medicina con mucha dedicación, amor y orgullo por lo que hacían y siempre han sido grandes defensores de la salud pública. Creo que fue así, que ellos, de forma inconsciente, hicieron que pronto me enamorara de la medicina.

A pesar de haber pensado en otras profesiones como posibilidades para mi futuro - la gran mayoría relacionadas con la salud- nunca hubo ninguna que me llamara más que la medicina. Fue con gran orgullo que mis padres me ayudaron a perseguir mi sueño de estudiar medicina, aunque para ellos lo importante era que estudiara y trabajara en lo que a mí me hiciera feliz.

Y llegar hasta aquí no fue nada fácil… tuve que abdicar de muchas cosas, entre ellas mi casa, mi familia, mis amigos y mi país. Después vinieron los años duros de la facultad, estudiando más que todos mis amigos en otras carreras, siendo incomprendida cuando decía que no podía quedar con ellos porque tenía que estudiar… la medicina exige mucho de uno mismo, consume  muchas horas de nuestra vida, muchas horas de preocupación, muchas horas de estudio y muchas horas de no poder hacer lo que me apetece… pero a pesar de todo eso, lo que viene después compensa muchísimo! Al final vamos a hacer lo que yo considero como una de las profesiones más nobles del mundo: ayudar a quienes más lo necesitan! No hay nada más gratificante que saber que de alguna forma hemos ayudado a resolver el problema de una persona, a curar una enfermedad, a aliviar un dolor, o simplemente a escuchar sus preocupaciones.

Sé que lo que el futuro me reserva no será nada fácil pero espero dar lo mejor que pueda todos los días, aprender con los errores, esforzarme cada día más y ayudar lo más que pueda a cada una del personas con quien me cruce. Espero no perder nunca las ganas ni la motivación, no amargarme nunca ni hacer lo que infelizmente he visto algunos médicos hacer… tratar mal a sus pacientes y a sus estudiantes. No somos nosotros (estudiantes), ni los pacientes- ni tampoco los médicos! -  los responsables por todos los problemas de la sanidad pero me gusta creer que si todos damos lo mejor de nosotros mismos cada día, podemos mejorar la situación o por lo menos hacerla un poco más llevadera.

"Dar el ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única manera."  Albert Schweitzer

Sofia Pimentel Diniz. Alumna de 6º curso de la Facultad de Medicina de Sevilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada