Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


No creo que haya solo motivos para querer empezar a estudiar medicina, hay motivos para querer continuar y ejercer la Medicina. No sólo me alegro de que me gustara en el momento de decidir, si no que a día de hoy me siga gustando.

Mi relación con la medicina no se inició por ningún tipo de “herencia familiar”, si no con algo tan sencillo como ver una serie de dibujos animados como “La vida es así “y acribillar a preguntas a mis padres acerca de todo lo que veía en esa serie y me interesaba. Viendo mi interés, me regalaron un maletín de médico de juguete. A partir de aquí, se puede decir que continuó mi interés por la medicina.

A lo largo de los años, se fue definiendo ese deseo de querer estudiar medicina. Recogía no sólo los conceptos de Ciencias de la Salud que tanto me había interesado, también poder ayudar e intentar mejorar la salud o padecimientos de los demás desde la profesión que me gustaba. 

Si, eso de “ayudar a los demás” y “salvar vidas” queda muy ético de cara a la galería y en mi mente de 18 años. Pero a día de hoy, tras cinco años y medio de estudio, te das cuenta de que estudiar Medicina y ser médico no es solo dos frases bonitas, propias de concurso de Miss Universo. Es mucho más: Es saber escuchar al paciente y a la familia, y no limitarte a escribir una Historia Clínica en un ordenador, disfrutar de la primera vez que te enseñan a lavarte en quirófano, hacer un tacto rectal o auscultar a tu primer bebé . No es solamente aprenderte la etiología, el diagnóstico y el tratamiento y decírselo al paciente como si del Harrison se tratara, he aprendido a que hay que coger papel y bolígrafo, pintarle una técnica quirúrgica y explicárselo. 

Puede que a veces, no haya tenido las mejores prácticas, que a veces nos limitemos a seguir a los médicos por los pasillos y que en estos años nos hayamos encontrado médicos a los que no nos queremos parecer y otros que serán nuestro referente a seguir. Si hemos sabido aprovechar y disfrutar los buenos momentos, realmente compensa y merece la pena esta carrera tan sacrificada.

No creo que haya solo motivos para querer empezar a estudiar medicina, hay motivos para querer continuar, seguir estudiando y ejercer la Medicina. No vale la pena continuar sin una motivación. No sólo me alegro de que me gustara en el momento de decidir, si no que a día de hoy me siga gustando.

Hoy, ya en 6º y a menos de 5 meses de graduarme puedo decir que no me equivoqué eligiéndola.

Alumna de 6º curso de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sevilla.

7 comentarios:

  1. Yo opino que si es tu sueño tienes la obligación de luchar por el, además este en concreto es para el bienestar de los demás, para ayudarlos.

    ResponderEliminar
  2. Tienes mucha razón, esa es la realidad.

    ResponderEliminar
  3. Todo lo que dices ahí es muy cierto querer estudiar medicina no es solo el decir porque quiero ayudar; es más que eso, es relacionarte con tu paciente ser mas que un doctor , ser esa persona en el cual el paciente tenga confianza. Y como tú se que he elegido la mejor elección

    ResponderEliminar
  4. El haber escogido medicina es un hecho trascendental en la vida y el decidir seguir estudiando a pesar de las dificultades es de valientes y amantes de la medicina, gracias por compartir tan grandiosa experiencia

    ResponderEliminar
  5. Qué bonitas palabras para describir lo maravilloso de estudiar medicina, aún recuerdo que de niña soñaba con curar a mis seres amados y jugaba con mis muñecas que eran mis pacientes. Espero de aquí a 6 años que termine la carrera contar con muchas mas anécdotas y poder publicarlas para motivar a más gente. Bendiciones, saludos desde Perú.

    ResponderEliminar
  6. Medicina es mi vocación, una inspiración diaria. Es cierto que se sacrifican muchas cosas , pero nadie dijo que serìa fácil. No me arrepiento al contrario cada dìa reafirmo mi decisión.
    Lo que describes es genial. Saludos desde Perú !!

    ResponderEliminar
  7. Qué bonita descripción sobre la carrera de medicina. En mi casa yo no tengo parientes cercanos que estudian medicina, pero desde niña me encantaba ayudar a la gente sobretodo en su salud. Así que pasé toda mi secundaria pensando si lo podría lograr o si me gustaba la carrera, hasta que me di cuenta de que este es mi destino, estudiar medicina.

    ResponderEliminar