Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


¿Por qué medicina?

Muchas veces he oído decir que la profesión de médico es vocacional, y a pocos meses de terminar la carrera y tras seis duros años creo que no tengo dudas de ello, ya que lo único que me ha animado a seguir hasta el final es acordarme de esa ilusión que me desbordaba mi primer día de carrera.
Recuerdo que desde que tengo uso de razón quería ser médica, quizás entonces no entendía por qué pero había algo inexplicable que me empujaba a saber más de ese mundo tan desconocido para mí. En mi caso, no ha habido padres médicos, ni tíos, ni hermanos,...es algo que nació de mi, y fue creciendo poco a poco conmigo. Así, llegué al instituto donde mi deseo de ser médica se mezclaba con la enorme ansiedad de imaginarme que no pudiese entrar en la carrera y es que por mucha ilusión que tuviese, la selectividad no entendía de vocación. Superé el gran reto de la selectividad no sin algunas lágrimas, pues entré en la tercera convocatoria, y por fin, conseguí entrar en medicina.
A lo largo de la carrera, he tenido altibajos, muchas veces me invadía la desesperación cuando debía estudiarme listados enormes de músculos, fármacos, vasculitis,... que inevitablemente y acto seguido al examen se evaporaban de mi mente, absurdo pensaba yo. Por ello, he de decir, que medicina es una carrera muy bonita, pero dura de afrontar el día a día.
Los años han ido pasando, más rápido de lo que jamás me hubiese imaginado, hasta llegar a sexto y otra vez, me invade esa ilusión y nerviosismo pero ahora es diferente, ya no se trata de entrar a la carrera lo que quiero es poder llegar a desarrollar bien trabajo, que mis pacientes depositen toda su confianza en mi y tratar de ayudar, aliviar sus problemas.
Estefanía García Sánchez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada