Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


Porque me gusta la Medicina

En el año 1997, con 14 años de edad tomé una decisión muy importante para mi vida: estudiar Medicina. No creo que hubiera una sola razón para elegir esta carrera, son muchas, pero en ese momento fue cuando me di cuenta de lo que quería estudiar; el detonante de mi decisión no lo diré, si quieres te lo cuento personalmente. Las razones son las siguientes:
  1. Porque me gusta la Medicina. En el colegio cuando daba clases de Conocimiento del medio, y veía temas de anatomía humana, fisiología, me entusiasmaban y siempre me “sabía a poco”. La cosa volvía a repetirse en el Instituto, y es cuando me decidí. Por supuesto no podía “dormirme en los laureles” si quería entrar en la Facultad de Sevilla, ya que la nota de corte era alta; me propuse alcanzar la nota y lo conseguí, afortunadamente. Una vez dentro de la carrera verifico mi hipótesis: Medicina es la carrera más bonita que existe. Las asignaturas, la teoría es bonita, interesante; pienso que es la aplicación más útil, humanitaria y comprometida que tiene la CIENCIA.
  2. Porque mi vocación es la tarea asistencial. Siempre he admirado la labor del buen médico: me parece una profesión entregada, bondadosa, inteligente y cuya finalidad es el bienestar de la gente. Un médico es un profesional imprescindible en cualquier sociedad, puede faltar el ingeniero, el economista, el periodista, el historiador, pero el médico no debe faltar nunca (aunque desgraciadamente ocurra en los países empobrecidos). La Salud es un bien preciado que la gente busca preservar y recuperar, y parte de esa ayuda la encuentra en el médico. Me fascina la idea de que muy pronto podré: Salvar vidas, traerlas al mundo, curar a gente enferma, aliviar los síntomas, acompañar en el dolor, en definitiva ayudar a la gente. Creo (egoístamente) que ejercer medicina va a ser para mí, la profesión que más satisfacciones me va a reportar. Y no pensaré aún en el sufrimiento, que también me producirá, para no arrepentirme precozmente…
  3. Porque en algo hay que trabajar. Todo lo anterior será muy bonito y todo lo que queramos, pero la realidad es que hay que trabajar para comer, "c´est la vie!" Quiero ser una mujer independiente económicamente, y por fortuna, la medicina está bien remunerada. Sinceramente, los honorarios no son los que me empujaron a estudiar esta carrera, porque aunque fuera menor la retribución de este trabajo, también la hubiera estudiado. Creo que he dejado clarísimo mi amor a la Medicina.
Por todo lo anterior, creo que he acertado en mi decisión, si no, el tiempo me lo dirá. Yo espero que toda la gente que estudie Medicina esté igual de enamorado que yo, y que seamos felices ejerciendo nuestra profesión. También quiero invitar a la gente que está indecisa para elegir titulación, que la carrera es muy bonita, dicen que es un poco dura, yo pienso que todo esfuerzo tiene recompensa, os animo a estudiarla!
Rocío Valverde Ortiz