Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


No olvides nunca que fuiste un estudiante, con toda la ilusión que te da la juventud y las ganas de ayudar al que, en su estado más vulnerable, te necesita. Constanza Valenzuela López.

En un primer instante, me resultó especialmente difícil exponer mis razones para haber emprendido esta aventura, ya que desde un principio (y hasta hace poco) no era consciente de lo poderosos que eran.

Según cuentan las historias familiares, fue a los 8 años cuando por primera vez expresé mi deseo de ser médico, con la única e inocente convicción de “querer salvar vidas”. Pasó mucho tiempo desde entonces hasta cuando finalmente pude tomar la decisión, y fueron aquellas ganas (casi primitivas) las que eligieron por mí. Y ahora puedo decir con toda seguridad: no me arrepiento en absoluto. Todo esto me lleva a pensar que nunca debes olvidar a ese niño en ti, ese niño que muchas veces nos empeñamos en hacer callar. Es quien sabe lo que realmente te hará feliz.

Es una difícil decisión, y todos tenemos una historia y un trasfondo que nos cobija, pero puedo afirmar que, si cuentas con el apoyo de tu familia, el camino será siempre más fácil. Nunca menosprecies el cariño y la comprensión que pueden darte tus padres o las personas que quieres en los momentos de crisis.

Comenzar mis estudios en la Facultad de Medicina de Sevilla supuso un gran desafío, no sólo académico, si no también en lo personal. Un país diferente que, si bien se resistió en un comienzo, hoy en día es mi segundo hogar. Un hogar que me enseñó una de las lecciones más difíciles e importantes de la carrera: tratar con personas. Aprenderás que, durante tus 6 años como universitario, de nada te van a servir tus apuntes perfectamente cogidos, ni el Netter, ni el Harrison de última edición, si no tienes amigos. Ellos serán tu verdadero pilar para un reto que, te lo puedo asegurar, no será nada fácil, pero que todos conseguiremos salir airosos de él.

Por otra parte, siempre he pensado que hay carreras mucho más difíciles que Medicina. Pero esta es diferente; tienes que entregarte por completo a ella, echar muchas horas de tu tiempo libre y sacrificar cosas que, probablemente, con otra profesión no deberías hacerlo. Pero, cuando llegas a este punto, la perspectiva (que sólo da la experiencia) permite que veas que, cuando amas lo que haces, todo ha merecido la pena.

De todo lo que pude aprender durante estos 12 cuatrimestres, me quedo con lo que me enseñaron mis profesores y médicos tutores, bien mostrándome la pasión por esta forma de vida o por otro lado, más desafortunado, el tipo de médico que no quiero ser. Y es que, como en todos los sitios, siempre va a haber falta de vocación. No dejes que esto te desanime ni te desmotives, sólo recuerda que tú estarás ahí algún día. No olvides nunca que fuiste un estudiante, con toda la ilusión que te da la juventud y las ganas de ayudar al que, en su estado más vulnerable, te necesita. Si llegas a olvidarlo, siempre estás a tiempo de cambiar de oficio.

Para finalizar, sólo puedo decirte que nunca dudes de tus capacidades intelectuales, están ahí y, con esfuerzo y perseverancia, verás frutos muy pronto. Sólo preocúpate por saber si es esto lo que realmente quieres, si tienes lo necesario para afrontar los obstáculos diarios que te plantea esta forma de ver la realidad, si eres capaz de sentir el sufrimiento ajeno como propio. Puede que, sin haberte dado cuenta, ya estés en camino de convertirte en un(a) médico(a).


Constanza Valenzuela López. Estudiante de 6º año de Medicina. Hospital Universitario Nuestra Señora de Valme. Generación 2008-2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada