Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


No hay nada más satisfactorio como el agradecimiento de un paciente. Carlos Rosell Martí

Desde muy temprano decidí que lo mío era estudiar Medicina, no sólo por el hecho de que era la única carrera y profesión que me gustaba y por la que sentía verdadera pasión, pues es cierto que como aficiones propias podía conectar con otras muchas carreras en cuanto a lo que se refiere a  materia general, pero nunca me las propuse como  profesión, ya que para mí es esencial estudiar aquello por lo que crea que merezca la pena y con lo que realmente disfrutes y te sientas realizado. Y pasados estos seis años, los cuales recordaré como los mejores de mi vida, pero también los más duros, me he dado cuenta que he hecho la elección correcta.

Estudiar Medicina implica muchas más cosas que el mero hecho de la formación. La Medicina es vida, y como tal, lo esencial es el trato con las personas. Tras cada caso hay una persona  a la que ayudar, y ello te ayuda para superarte día a día, pero también te enseña el lado más humano de esta profesión, y que considero que es el centro de ella, así como los momentos más duros.

En estos años de carrera no han faltado las motivaciones, pero también hay lugar para las desilusiones, e incluso, aquellos momentos en lo que se te pasa por la cabeza tirar la toalla. Pero es entonces, cuando gracias a uno mismo y al apoyo que tiene a su alrededor (amigos, familia, compañeros...) te das cuenta que hay que luchar para ser aquello que deseas ser, y que una victoria es mucho más satisfactoria y enriquecedora, cuando, al pasar los años, ves que tantos momentos sacrificados -y que tanto costaban sacrificarlos- han merecido la pena e incluso satisface mucho más ver la felicidad que provocas en aquéllos que han hecho posible que tú estés estudiando eso por lo que vivirás en un futuro y que tanto deseabas.

Una de las motivaciones por la que me decidí para estudiar Medicina, fue mi necesidad por conocer el cuerpo humano, su funcionamiento, y la inquietud que me producía saber cómo surgían las enfermedades y cuáles eran sus curas.

Cada uno tiene su motivo más íntimo por ser futuros médicos, pero todos coincidimos en que la Medicina es nuestra forma de vida. La labor asistencial y social, así como humanitaria es lo que nos diferencia del resto, ya que no hay nada más satisfactorio como el agradecimiento de un paciente. Personalmente, a pesar de tener miedo por terminar, y abrir una nueva etapa de mi vida,  sé que soy feliz por haber hecho esta elección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada