Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


Medicina… ¿por qué?

Junio… Una semana antes de selectividad…

Tenía 17 años y un futuro por delante que no veía nada claro, un futuro que te asusta…Desde los 3 años hasta los 17 estuve en el mismo colegio, con los mismos compañeros, con los mismos profesores casi, arropada siempre por el mismo entorno y un expediente académico más que bueno, más por mi capacidad de retener conceptos que por el trabajo y esfuerzo que le dedicaba, que era más bien justo. 

Mi madre siempre me había instado a estudiar Administración de Empresas, y yo nunca le había dicho que no, sólo me dejaba llevar. Pero cuando llegó el momento de decidir, supe que ese no era mi camino, no me gustaba.. pero ¿qué era lo que me gustaba? Me gustaban muchas cosas, pero no me sentía capacitada para decidir, en un tiempo récord, que quería hacer el resto de mi vida. En algún momento tienes que tomar esa decisión, pero a mí con 17 años me pareció que no estaba preparada para tomarla. Observaba a mis amigas, siempre decididas, con vocación para sus carreras, y me asustaba… me asustaba estar perdida y parecía ser la única. Me armé de valor y hable con mi madre, no quería el futuro que ella me había preparado, y con un inmenso libro de carreras universitarias en España que mi profesor de Historia me había facilitado, me enfrasqué en la búsqueda de la carrera ideal.

No fue fácil tomar la decisión, medicina era una carrera muy larga, pero aportaba los requisitos que me había fijado: No quería monotonía, quería sentirme útil, estar cerca de la gente y ayudarla, sobretodo ayudarla. Decidí que era una carrera con futuro y después de todo este tiempo aquí estoy, en el último año de carrera. No ha sido fácil, me perdí por el camino varias veces, y encontrarme ha sido un proceso aún más difícil que la propia carrera. Sabía (o creía saber) lo que era trabajar de médico, pero desconocía la carrera, y debo admitir que no me gustó. Todo el tiempo que había que dedicarle (tu vida, prácticamente), sin estar acostumbrada a esforzarme demasiado para conseguir sobresalientes, asignaturas que no entendía y no me gustaban (sobretodo el segundo año, ¡qué asignaturas!), y llegaron los suspensos, los llantos y las ganas de abandonar por algo más fácil.

Pero nadie dijo que fuera fácil, ha sido un reto para mí, y me gustan los retos. Aprendí el valor de esforzarme, del trabajo bien hecho, a descubrir la maravillosa sensación de entender la complejidad del ser humano, de poder ayudar… Esa satisfacción personal no me la hubiera dado ninguna otra carrera. Aprendes a sacrificarte, a ver la vida distinta, a contar los días del año con respecto a los días que te quedan para el próximo examen y lo más fascinante de todo, es que te sientes bien. He madurado en estos años más que en el resto de mi vida. Todas las trabas, los malos momentos, los instantes de querer tirar la toalla, los agobios de los exámenes…Todo se olvida y empieza a cobrar sentido cuando ves la cara de ese paciente, agradecido, al que has conseguido ayudar… Ese paciente que confía en ti incluso más que tú en ti mismo, y te da fuerza para superar tus inseguridades.

Todo esto lo he aprendido a lo largo de la carrera, y, aunque sigo pensando que con 17 años no estaba preparada para organizar el resto de mi vida, volvería a repetir la experiencia, porque no hay ningún otro trabajo que me pueda reportar mas gratificación, y todo lo demás, el duro camino, queda reducido a nada cuando sientes dentro de ti que dentro de poco serás MÉDICO. Pilar Mata Castellanos. Medicina 6º Hospital Universitario de Valme de la Universidad de Sevilla.

1 comentario:

  1. Me he sentido muy identificado contigo...
    voy a comenzar a estudiar medicina en sevilla y no tengo ni idea de nada, es como enfrentarse a un mundo imposible.
    Lo único que ya se del curso que viene es que voy a vivir en el Colegio Mayor Almonte pero todavía no se ni siquiera si me aceptarán en la universidad.
    tengo media suficiente pero no se...
    Bueno, muchas gracias por compartir tus pensamientos

    ResponderEliminar