Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


¿Por qué dedicar mi vida a la medicina?

Es una cuestión que ni yo mismo sé responder, jamás me la he planteado como tal. Quizás por influencia familiar, quizás por vocación, quizás por probar…no lo sé; puede que tenga un poco de todo, mis padres son médicos los dos y desde que era un enano en mi casa siempre se ha hablado mucho de medicina de un modo positivo, metiéndome en los pensamientos desde pequeño que es una profesión bonita, humana e interesante, que no hay profesión mejor, ver a mis padres felices cuando llegan a casa y comentan su día a día; los niños desde pequeño normalmente decimos que queremos ser futbolistas, yo siempre decía que cirujano cardiovascular o neurocirujano, que por cierto no sé porqué, pues ahora son especialidades que no me llaman mucho la atención.

Cuando estudiaba bachiller mi familia y amigos me preguntaban que qué iba a estudiar, no tenía ni idea, lo único que sabía era que tenía que sacar muy buenas notas para poder hacer lo que me apeteciera, esa fue mi meta y la conseguí; la familia y amigos me decían desde pequeño que yo médico como mis padres, pero realmente tenía un mar de dudas. A la hora de tener que elegir carrera no lo tenía seguro, puse medicina porque no me disgustaba y desde pequeño me había llamado la atención, mis padres me ayudaban a poder elegir carrera, a ellos no les importaba lo que hiciera, solo me decían que lo que decidiera al final lo iban a ver bien y me iban a apoyar.

Entré en la carrera con una gran duda de si me iba a gustar o no, de hecho como segunda opción no puse medicina en Cádiz, que es lo que suelen poner los estudiantes de medicina de Sevilla, sino ingeniera aeronáutica, la cual también me interesaba bastante; por eso a veces pienso que quizás no soy médico por vocación, aunque hay otras veces que creo que sí, que lo que me pasaba era normal, que tuviera dudas en elegir una carrera de muchas y lo que iba a hacer toda mi vida, lo que sí sé es que es el único oficio que he mantenido desde pequeño como un deseo de hacer.

En el tercer año de carrera que ya estudiábamos más “medicina” me di cuenta que elegí bien, pues los dos primeros años son más teóricos y no definen bien lo que es la profesión del médico en cuanto al trato con el paciente, que es lo que a mí me gusta.

Hoy en día pienso que soy un afortunado, que voy a hacer toda mi vida una profesión que me gusta y a la que admiro, ver como personas confían en ti para seguir para delante con sus problemas y preocupaciones me hace feliz.

Ya estoy terminando la carrera, estos 6 años los recordaré toda mi vida, han sido los mejores de mi vida, he conocido a gente fantástica y me he formado como persona y espero que “algo” también como médico; no voy a decir que no me gustaría que terminara, pienso que 6 años son ya bastante para haber disfrutado de la carrera, ahora lo que quiero es trabajar como médico, lo que quería desde pequeño.
Estudiante de 6º de medicina de Sevilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada