Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


La idea que tenía acerca de lo que era la Medicina al empezar la carrera, no se correspondía completamente con la realidad, ésta es muchísimo mejor de lo que creía en un principio


¿Por qué estudié Medicina? Una corta y simple pregunta, y que sin embargo, para ser respondida, requiere una profunda reflexión desde el punto de vista de la madurez que te aporta el transcurso de seis años de tu vida inmerso en un mundo, en una idea, en una ilusión…
Pues bien, no puedo decir como otros muchos compañeros, que sintieron la llamada de la medicina desde pequeños… No es en absoluto mi caso, el de aquéllos que nacieron en el seno de toda una casta de médicos, y que han aprendido a amar esta profesión desde que tienen uso de razón… Tampoco lo es, el de aquellos otros que soñaban cada día, desde niños, con llevar una bata blanca por un hospital, y dedicarse a salvar vidas, o a hacerlas un poquito más fáciles…
Ninguno de los anteriores ha sido mi caso, de hecho, la decisión de estudiar Medicina la tomé poco antes de entrar en la universidad, pues toda mi vida he sido muy indecisa, y esta vez no podía ser menos… El no saber qué quería hacer con mi vida, a lo que dedicarme de mayor, era algo que me atormentaba, pues esa profesión tenía que ser mucho más que un trabajo remunerado… debía ser una forma de vivir, una parte importante de mí, que me ayudaría a crecer como persona y que me haría levantar cada mañana con ganas de llevar a cabo una labor que realmente me llenaría… Me llegué a plantear iniciar carreras de muy diversa índole, tales como Derecho, Arquitectura o Biología. Pero algo sucedió; un hecho puntual que, sin embargo, hizo que me plantease estudiar Medicina, con mayor fuerza que ninguna otra carrera. Ese hecho fue el ingreso hospitalario de un familiar muy cercano, en situación de gravedad. El estar en el hospital con él, saber de su padecimiento, y conocer la labor de una serie de profesionales expertos y entregados, me hizo preguntarme: ¿Y por qué no estudiar Medicina?
Afortunadamente, mi familiar salió airoso de aquella situación, y por suerte también, tomé la que hasta el día de hoy, creo que ha sido la decisión más acertada de mi vida. A pesar de que ahora veo que la idea que tenía acerca de lo que era la Medicina al empezar la carrera, no se correspondía completamente con la realidad, ésta es muchísimo mejor de lo que creía en un principio. Han sido seis años duros, no lo niego, pues son muchos los conceptos que aprender, un sinfín de horas que dedicar al estudio y bastantes los sacrificios personales que hacer… Pero nadie dijo que fuera fácil, y a pesar de que ha habido algunos momentos de derrumbamiento, he seguido adelante, y como recompensa a tanto esfuerzo, he descubierto algo que me hace muy feliz… y que, como yo pretendía, creo que va a ayudarme a levantarme cada día con ilusión y con ganas.
La Medicina me parece, más que un oficio, una forma de entender la vida, basada en tratar de ayudar y de aliviar el sufrimiento ajeno en la medida de lo posible, con una terapia en pequeñas dosis, que de manera continuada, resulta beneficiosa en algún modo tanto para el paciente como para el terapeuta.
Jamás hubiera podido pensar que fuese posible amar tanto el desempeño de una profesión, pero así es… Cada hora que paso en el hospital, en un quirófano, cada paciente que veo, todos dispuestos a prestarse para que les explore un estudiante, cada profesional al que admiro por su buen quehacer médico… Todo ello me hace afrontar con ganas esta recta final de la carrera, para intentar que, cuando me mire al espejo, algún día mi reflejo me devuelva la imagen de un buen médico.

Mª del Mar Moreno Galera
Estudiante 6º Medicina H.U.V. Valme
Curso 2011/2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada