Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


MOTIVO POR EL QUE DECIDÍ ESTUDIAR MEDICINA

Todo comienza en el colegio entre juegos de niños con mi primer fonendo, tensiómetro, martillo de reflejo y otros muchos instrumentales que mis padres me habían regalado. Ni que decir tiene que no tenía ni idea de cómo se llamaban todos estos objetos de plástico, pero me encantaba jugar a tomar la tensión, la temperatura o auscultar a mis amigas. Cuando fui madurando tuve claro que me gustaba más las ciencias que las letras, y sobre todo biología. A pesar de que en el instituto no tenía claro a lo que me quería dedicar en un futuro, sí sabía con seguridad que quería estudiar una carrera de ciencias y sobre todo relacionada con la salud. Me planteé varias posibilidades: psicología, enfermería, odontología, fisioterapia, etc. Curiosamente la carrera que menos me entusiasmaba era medicina, no porque no me gustara, sino por lo larga que era.  Finalmente me decidí por Fisioterapia.
Tras cursar los tres años y diplomarme en Fisioterapia puedo decir que la experiencia ha sido inmejorable; ya que me enriqueció muchísimo, tanto a nivel profesional como personal. Pero a pesar de todo lo bueno, seguía teniendo inquietud por adquirir más conocimientos relacionados con la salud. Mi hermana, que es médico, sabiendo esto, me animó a hacer medicina. Me dijo que aunque era una carrera larga merecía la pena y además contaba con el apoyo de mis padres. Fue entonces cuando me lancé y a día de hoy no me arrepiento en absoluto. Desde el primer curso me he sentido muy a gusto estudiando aunque es verdad, que he pasado momentos difíciles, pero ya sabía que no iba a resultar nada fácil. Estoy deseando terminar y ejercer la profesión de la mejor manera posible y por supuesto, seguir aprendiendo, siempre aprendiendo.                                                                                            María Martínez de los Reyes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada