Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


Me parece una ciencia apasionante a la vez que compleja y pienso que podría aportar aunque sea un poquito a esta sociedad de la que formamos parte

Todo empieza desde que era niña, por suerte o por desgracia he tenido mucho contacto con en ámbito hospitalario a causa de la larga enfermedad de un familiar muy cercano. Al contrario de rechazo habitual de los niños por las batas blancas, a mí me apasionaban, veía a esas personas como superhéroes capaces de de ayudar a gente muy enferma.

Como anécdota contar que con 9 años aproximadamente formaba parte de un equipo infantil de baloncesto y en una exhibición mis padres vinieron a vernos jugar. Recuerdo perfectamente que al finalizar el partido mi padre me dijo que debía de cambiar un poco mi forma de jugar ya que en cuanto un compañero caía al suelo yo soltaba el balón para ayudarle a levantarse y así no ganaría nunca. No entendía lo que me quería decir ya que para mí era lo que debía y quería hacer. Así que le respondí  “Papá a lo mejor no juego como a ti te gusta pero yo se que lo hago bien”. Supongo que estos detalles de mi vida y de mi personalidad me han llevado a estudiar Medicina.

Con el tiempo pude entender que los que para mí eran como superhéroes no lo eran, ni nada por el estilo, pero aún así me seguía llamando la atención todo lo relacionado con la sanidad (odontólogos, enfermeras, veterinarios y por supuesto médicos). Supongo que por el hecho de que hubiese enfermos y existiesen otras personas que se dedicaran o pudieran al menos aliviarlos; en fin y al cabo su trabajo era ayudar.

Ahora que estoy, por fin, acabando la carrera no tengo del todo claro si he tomado la decisión correcta, supongo que cuando me dedique a esto y con la experiencia, quizás lo tendré un poco más claro. Aunque a veces reflexionando concluyo que si con dudas incluidas, continuo con mis estudios con cierta ilusión creo que no estoy tan lejos de lo que deseo.

Por otro lado pienso que estas dudas son normales y positivas ya que no creo que vengan por una falta de vocación sino por un cierto miedo a no estar a la altura de lo que yo considero ser un buen médico. Por tanto este miedo me sirve para que no se me olvide que debo preocuparme y exigirme en todo lo posible para poder llegar a lo deseado por una cuestión social y personal. No quiero olvidar que podemos ser muy útiles simplemente realizando un buen trabajo día a día, lo que yo llamo responsabilidad para con los demás.

Con respecto a la especialidad mi intención hoy día es Medicina de Familia simplemente porque dentro de este campo, es la que abarca a mayor población, por la posibilidad de desarrollo profesional y personal además de la salida profesional que tiene actualmente.

En definitiva estudio Medicina porque me parece una ciencia apasionante a la vez que compleja y pienso que podría aportar aunque sea un poquito a esta sociedad de la que formamos parte. Aunque la razón más importante es que estoy casi segura de que puedo ser muy feliz realizando esta labor. SAA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada