Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


Los motivos han ido cambiando a lo largo de los últimos 6 años. Supongo que a todo estudiante de medicina le pasa lo mismo, los estímulos para estudiar esta carrera van variando a lo largo de su recorrido. Así pues se concluye que hubo unos motivos al principio y otros motivos ahora, en el último año de la formación académica, que no laboral.

Empecemos por las raíces de la elección.

Para encuadrar la elección es preciso determinar que existieron muchos factores que condicionaron mi elección. Estos factores, para ordenarlos de una forma adecuada, voy a enumerarlos de fuera a dentro, es decir, de condicionantes más sociales (generales) a factores más personales (particulares). Los factores más externos podríamos decir que los supongo comunes a la mayoría de los que estamos estudiando medicina. Hace 7 u 8 años la profesión médica se consideraba prestigiosa desde un punto de vista social, muy bien remunerada y con cierto cariz de profesionalidad de la cual carecían otras muchas profesiones.

Se sabe que en las sociedades occidentales se utilizan los medios de comunicación para llevar a la sociedad a un terreno laboral u otro en función de las necesidades económicas y políticas del estado; así se puede demostrar como determinadas series de televisión como Médico en Alaska, Urgencias y otras del mismo ámbito, fueron encaminadas a representar una función de estímulo de futuros médicos. [La representación del médico en estas series no se corresponderá con la realidad, pero esto es otro tema]

A día de hoy ocurre lo mismo, tras una fuerte demanda de médicos en EE.UU. salieron a la parrilla series como House, Anatomía de Grey, Nip tuck, Bones y otras muchas más, con el objetivo de enaltecer la figura del médico buscando el estímulo de esos adolescentes carentes de metas laborales reales.

En una esfera un poco más personal, situada entre los condicionantes generales y los particulares, está el entorno de las amistades y relaciones que por aquel entonces se tienen. Como buen adolescente que se precie, uno se tiene que dejar llevar por sus ideales puros; y en esto sí que se diferencia un poco de las demás profesiones, ese componente de altruísmo adolescente y solidario (sin una base real que lo sustente, por supuesto) hace de la elección de esta carrera una opción única. Se verá con el tiempo que este componente empieza a perder sentido conforme se camina en la licenciatura...un desengaño más en la cadena de muchos que conforman la madurez intelectual.

En un terreno más personal, tuve la suerte de tener a mano ejemplos vivos de muchas profesiones distintas (abogados, médicos, periodistas, ingenieros, enfermeros, veterinarios...), lo cual me sirvió como escenario perfecto para ubicarme en un campo u otro en función de mis características y habilidades. Y en este sentido, el terreno donde me sentía más cómodo se hallaba en casa, en mis padres. Siendo ambos médicos, estaba en un entorno más que favorable para resolver mis inquietudes acerca de la profesión médica, las respuestas a muchas de las preguntas que me hacía se encontraba en casa( en la cocina o en el salón), en definitiva siempre a mano.

Y así, sin forzar nada o casi nada el curso de mis decisiones, fui elaborando una lista mental de preferencias profesionales, entre las cuales estaba en orden preferente la carrera de Medicina.

La solución a mis últimas preguntas vino de la mano de un acontecimiento que terminó de cerrar definitivamente el capítulo de la indecisión. Fue un accidente doméstico de mi hermano pequeño lo que, en cierta forma, centró mis aspiraciones en una sóla dirección. Digamos que la experiencia tan cercana de un hecho ciertamente dramático condicionó que mi interés por resolver cuestiones tan curiosas como el dolor y el sufrimiento, fuera directamente enfocado al ámbito médico.

Una nota media pobre y una selectividad decente hicieron el resto.

Esos motivos que, en origen, fueron los que me llevaron a esta carrera han sido lo suficientemente sólidos como para que, pese a los muchos sinsabores del devenir de la misma, siga con tamaña ilusión de ser un buen profesional de la Medicina. De sobra hemos tenido todos muchas dificultades que han hecho tambalear nuestra meta, pero sin duda esa constancia y sacrificio en el estudio es lo que nos llevará a ser buenos profesionales en el futuro. Los futuros médicos de la sociedad, los de nuestra generación, llevan de serie un componente de esfuerzo y sacrificio extra, que otras muchas profesiones no tienen, y esto es motivo de orgullo.

Como punto y final a mi entrada voy a citar a Platón para sellar definitivamente este texto; "Dondequiera que se ama el arte de la medicina se ama también a la humanidad."

Y es que en el fondo, todos los que estamos escribiendo estos artículos, por una razón u otra, amamos con pasión el conocimiento del cuerpo humano...y prueba de ello es una soleada y bonita mañana de Sábado, que invertimos en cualquier asignatura de la carrera en lugar de estar dedicado a nuestras otras pasiones...

Ramón De La Torre Colmenero.
Hospital universitario Virgen de Valme, Sevilla.

2 comentarios:

  1. Anónimo5/9/11 17:23

    De verdad, un muy buen relato, interesante sobre todo, creo que ser medico es algo apasionante y todo estudiante de medicina debe conocer mucho mas del mundo que otros estudiantes, gracias por el relato.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno si señor, cuando coemnce mi carrera en sevilla, no supe que iba a tener semejante ejemplo tn bueno y q tanto me iba ayudar, hasta su marcha a oviedo. gracias y 1 abrazo peponce

    ResponderEliminar