Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


¿POR QUÉ ESTUDIÉ MEDICINA?

Eso me han preguntado muchas veces, también me lo he preguntado yo, y aún hoy, después de 6 años me resulta difícil descifrar los motivos que me impulsaron a tomar esa decisión. Cuando estaba en el colegio lo que más me gustaba era la biología, aunque también pasé por una época “de confusión” en la que pensaba que lo que quería hacer era un Ingeniería ¡Gracias a Dios superé esa etapa! Y ya por fin en Bachillerato tuve claro por primera vez que quería estudiar algo relacionado con ciencias de la salud. También en este momento pasé por varias etapas, primero me gustaba la veterinaria, después dije que biología, luego odontología, pero curiosamente nunca me plantee estudiar medicina, alguna vez lo pensé pero nunca no me lo plantee como algo real. Me parecía una carrera muy sacrificada, había que estudiar mucho y dedicarle mucho tiempo, y los médicos conocidos que tenía prácticamente me la desaconsejaban, siempre se quejaban de todo lo que tenían que trabajar, de lo poco valorados que se sentían… y supongo que esto hizo que tuviera una idea algo negativa de la profesión.

Así que en esas estaba cuando por fin llegó el momento de decidirme. No sé muy bien que ocurrió pero cuando tuve que rellenar el papel de la solicitud lo tuve clarísimo, no llego a entender por qué pero así fue, no dudé ni un instante, rellene el papel y en ese momento pensé como había podido estar tantos años indecisa cuando ahora lo tenía tan claro. Es como si hubiera tenido una venda en los ojos y justo en ese momento se me cayó, de golpe, y lo vi, quería ser médico, no había ninguna duda. Mi familia estaba expectante por saber que decidiría, porque ellos, al igual que yo, no tenían ni idea de qué era lo que quería hacer con mi vida. Cuando les comuniqué la noticia se pusieron realmente contentos y me felicitaron por ello.

Ahora que ya han pasado casi 6 años desde entonces, y a pesar de que tomé la decisión más importante de mi vida de una forma algo suicida, me alegro enormemente de haber elegido Medicina, no me imagino haciendo otra cosa, y aunque aún no he comenzado mi actividad profesional tengo la certeza absoluta de que he acertado, de todas todas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada