Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


“¿Cómo te ves tú dentro de unos años? ¿En un laboratorio con un microscopio? ¿Cómo profesora? ¿O en una consulta hablando con tus pacientes?”

Es difícil recordar el momento exacto en que me planteé estudiar Medicina. Mi madre me ha contado una anécdota que yo no recordaba, pero que quizá sea el origen de la idea de ser médico: Cuando era pequeña estuve unos días ingresada en el H.U.V. del Rocío, y uno de esos días mi pediatra me preguntó qué quería ser de mayor, y yo le contesté que quería ser “Pediatra”. Supongo que porque me gustaba lo que él hacía allí, o por la admiración que mis padres le tenían a ese pediatra en particular, que pudo ser una gran influencia para mí. Eso pudo ser el principio de mi inclinación por esta profesión.
La verdad es que cuando se acercaba el momento de elegir la carrera no lo tenía tan claro, porque empiezan a surgir todo tipo de dudas, es una decisión muy importante ya que estás eligiendo lo que quieres ser el resto de tu vida. No sabía qué escoger. Pero ese mismo día en que tenía que rellenar la solicitud, mi hermana me hizo una pregunta clave: “¿Cómo te ves tú dentro de unos años? ¿En un laboratorio con un microscopio? ¿Cómo profesora? ¿O en una consulta hablando con tus pacientes?” Mi hermana me dio la clave de mi decisión, porque al pensar cómo me veía a mí misma, pensé la última de las opciones (estar en una consulta con mis pacientes). Además, por esa época de segundo de bachiller entablé una relación de amistad con un niño de mi pueblo que era estudiante de 3º de medicina. Él me contaba lo mucho que se alegraba de haber cogido esa carrera, y todo lo que pensaba y sentía en relación a la Medicina. También fue una influencia en mi decisión (ahora es residente de Medicina de Familia).
Me gusta la idea de ser médico porque sé por experiencia propia lo importante que es la salud para todas las personas, tanto para el enfermo como para todos los que le rodean, y me gustaría mucho poder ayudar en lo posible a otras personas con problemas de salud. Además de trabajar, consiste en ayudar a los demás al mismo tiempo, por eso no creo que haya un trabajo más bonito y más gratificante que ese.
Laura del Pilar Domínguez Baena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada