Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


Porque decidi ser médica?

He querido ser médica desde siempre. Desde niña miraba series en la tele como “Servicio de urgencia” y pensaba en el utópico “Un día también quiero salvar vidas...”. Siempre me ha fascinado la perfección y la complejidad del funcionamiento del cuerpo Humano... cómo una mínima alteración puede producir tantas cosas! Me fascina la idea de que, un día, llegue un paciente a mi consulta y con las cosas que me dice y la exploración que le puedo hacer pueda diagnosticar y tratar su problema correctamente. Por otro lado, siempre he sido una persona que me ha gustado ayudar a los demás y creo que los profesionales sanitarios tienen una gran responsabilidad en esto. No hay que tener solo competencias técnicas y científicas pero, también, humanas; mirar a la cara de un paciente cuando le hablamos, llamarle por su nombre, tratarlo con respeto y calidez son algunas de las cosas que pueden hacer una enfermedad menos dañina para cualquier persona y, incluso, para nosotros mismos. Infelizmente, hay personas que no se acuerdan de esto y siempre se verá comportamientos de rivalidad, pisoteo, y maneras inhumanas que nos pueden hacer más desconfiados, reservados y fríos. Es cierto que no podemos cambiar el Mundo, pero algo de lo que hacemos siempre podremos cambiar.
La carrera es muy bonita y si volviera atrás volvería a hacer la misma elección; hay que dedicársele mucho tiempo, pero si seguimos luchando estoy segura de que alcanzaremos nuestro lugar...
Eva Lourenço