Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


¿Por qué medicina?

"Elegí Medicina como forma de vida"
Es una de las preguntas que más me he repetido a lo largo de estos 6 años de carrera y… aunque parezca imposible, siempre he llegado a las mismas conclusiones; eso sí por distintos caminos. La mayoría de las veces esta pregunta te la haces en momentos de “bajón anímico”, y quizás este no sea uno de los mejores momentos para realizar la pregunta, pero sí puedo afirmar que es el más oportuno. A pocos meses de “terminar” el camino elegido, para llegar al comienzo del sueño, es normal planteárselo todo de nuevo e incluso pensar que nos hemos equivocado, que nos han vendido la moto y que nada es lo que creíamos y parece. ¿Pero no es eso lo que da sentido a la vida?, ¿No son estas dudas las que nos empujan a buscar nuestra opción?. No puedo determinar el momento exacto en el que quise ser médico, sólo sé que desde recuerdo, ya en mi infancia, yo quería ser médico. Sí con la inocencia de un niño y la ilusión del primer sueño palpable quería ser médico, utilizar mis conocimientos para ayudar a salvar vidas, y así cambiar el mundo.
Con esa idea fui creciendo e imaginándome mi futuro, mis misiones a África, ayudando en grandes catástrofes, etc. Pero como he dicho fui creciendo y viendo la realidad de la vida, madurando. No quiero decir que la realidad de la vida me hiciese cambiar mi sueño, ni mucho menos, pero sí me hizo ser menos ambiciosa, y a la vez más humilde. Mi objetivo seguía ahí, seguía queriendo ayudar a las personas, pero ya me iba concienciando de que no cambiaría el mundo, cosa que francamente me quito un peso de encima porque vaya marronazo. Pero eso no quería decir que ya no pudiese hacer nada, mi sueño me permitía aportar mi granito de arena a la sociedad. Así me planté ante la elección de la carrera, mi futuro, rodeada de formularios de la administración a rellenar en unos días. Fueron unos días de nerviosismo, porque en un principio ya no habría vuelta atrás. De estos días lo que más me sorprendió fue las pocas opciones que yo me implantaba. Ahí estaba yo frente a veintiún hueco a rellenar por las carreras a elegir y asombrosamente tan sólo con tres huecos rellenos, y en los tres ponía lo mismo Medicina, pero en distintos lugares. Se me abría un abanico de posibilidades y ante la mirada perpleja de mi madre yo lo cerraba por la sencilla razón de que no me veía haciendo otra cosa, no me imaginaba mi futuro sin ser médico.
Tras casi seis años de estar poniendo los cimientos para comenzar a vivir mi futuro imaginado como mi presente palpable, me formulo la misma pregunta ¿por qué medicina?: para mí y para los que de verdad me conocen podría responder sencillamente con por eso, Porque es Medicina. Pero para que los que no me conocen comprendan mi decisión diré que elegí medicina porque es lo que he querido desde siempre, porque aunque a veces pueda venirme abajo, sale mi niña interior y me devuelve la ilusión, y lo que es más importante para mí, porque es mi opción correcta para aportar mi granito de arena a la sociedad, al igual que para otros su opción es ingeniería o derecho.
Y no puedo terminar sin decir que es Mi opción en la vida, mi opción correcta, mi destino, porque está en mí desde pequeña; porque elegí Medicina como forma de vida, porque simplemente la elegí por VOCACIÓN.
Tania Ortiz Puertas (Valme)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada