Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


Por ser mejor...

Porque el conocimiento sobre cómo funciona nuestro cuerpo y cómo enferma es como el océano y nosotros sólo estamos chapoteando en la orilla.

Porque todo ser humano sufre en determinado momento de su vida, y lo mínimo es que no esté solo y lo máximo a lo que se puede aspirar es a marcar la diferencia ganar a ese tipo de la guadaña.

Porque la medicina no es una profesión es una forma de vida, no puedes responder a una petición de ayuda diciendo: “lo lamento pero nuestro horario de atención al público es de 9 a 5 días laborables”

Porque sabes más y mejor que nadie la cantidad de cosas que te quedan por aprender y vivir.

Porque soy un poco arrogante y me gusta desmontar los argumentos de los que hablan de alguna enfermedad, porque a pesar de que “de medicina todo el mundo opina” no todo el mundo “sabe” (entre ellos yo)

Porque aprendes a actuar en situaciones difíciles y en décimas de segundo cuando tu instinto te dictaría quedarte quieto con una mirada bobalicona en la cara.

Porque tu trabajo está en los sitios de donde la gente huye, porque allí es donde más falta hace.

Porque es una profesión honrada y respetada, lo difícil es merecer ese honor y ese respeto.

Porque a pesar de ser un cínico en apariencia en el fondo me gusta ayudar a la gente, soy capaz de dar lo mejor de mí por otros, cuando ni siquiera soy capaz de hacerlo por mí mismo.


Porque sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada