Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


¿Por qué Medicina?.....y, ¿por qué no?

Cuando comencé a estudiar medicina no estaba segura de si era lo que realmente quería hacer y cuando en numerosas ocasiones me asaltó el molesto pensamiento de que me iba a costar seis años al menos tener una profesión, me animaba pensando que el fruto, al final, iba a ser ganar un buen estatus social y mucho dinero. Así pues, comencé a estudiar medicina más por los beneficios sociales y económicos que esta profesión me reportaría, que por una vocación de servicio. De este modo, me propuse estudiar mucho para obtener un expediente brillante y poder optar así a alguna de las especialidades más reconocidas y mejor remuneradas, sobreviviendo como pudiera a los duros años que se me presentaban.

Todo esto cambió, sin embargo, cuando en el tercer curso fui por primera vez a un hospital. Pues en ese año supe que la medicina era mi vocación y que ya nunca la iba a dejar, a pesar de que, pasados los años, viese cómo mis compañeros de colegio avanzaban sus profesiones y se abrían al campo laboral mientras yo seguía paseándome por los hospitales. En la vorágine que es un hospital, conocí enfermedades de todas partes y de todos los tipos; recuerdo haber querido poder hacer algo más que mirar al otro lado de la mesa de consulta cuando unos ojos deseosos de ayuda buscaban otros ojos cómplices, los de su médico, y sólo encontraron una fría mirada desviada hacia la historia clínica y también recuerdo cuántas veces he querido revelarme contra la injusticia e ignorancia en que nos vemos muchas veces sumergidos.

A la luz de estos años pienso que han sido esas vivencias las que han formado mi carácter como futura médico: ser humana, ser docente, ser objetiva y, ante todo, saber que el principal deber es calmar el dolor, aunque muchas veces el paciente no se pueda curar. Después de seis años de carrera, a las puertas de recibir mi flamante título de Licenciada en Medicina, me doy cuenta de que no es ahí donde se acaba todo, el buen estatus y la holgura económica, tan deseadas por mí al inicio de la carrera, tardarán en llegar. Faltan el MIR, la especialización, los años de residencia y, a la postre, la actualización académica, que nunca se acaba. Pues si algo he aprendido durante estos años, es que nunca terminaré de estudiar, que nunca sabré lo suficiente y que mis pacientes seguirán siendo mis maestros, me seguirán enseñando medicina y seguiré aprendiendo de sus vidas.

8 comentarios:

  1. Anónimo6/9/09 6:04

    wow, me gusto mucho tu opinion acerca de esta carrera, tengo 16 años, aspirante a medicina tambien, y muchas razones me inclinan a seguir persiguiendo mi sueño de serlo, y tienes mucha razon en que nunca se acaba de estudiar, un abrazo cuidate.. (:

    ResponderEliminar
  2. Anónimo23/3/11 3:04

    Me pareció un muy agradable artículo sobre todo por los argumentos que das a nivel de opinión. Felicitaciones por ese logro

    ResponderEliminar
  3. carlos dice :
    es interesante ver que no solo lo haces por el dinero si no por que te nace de adentro
    el prinicipio de un medico es cuidar y proteger una vida no determinarla aplicas muy bien para ello un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12/9/11 6:14

    felicitaciones tu opinión me encanto, yo tengo 16años y también quiero estudiar medicina es una carrera muy sacrificada pero vale la pena ya que eso se vera mas adelante, me alegro que te guste al medicina no por lo económico sino por la ayuda social ya que vemos cada caso que dejan mal a los médicos de ahora, cuídate:)

    ResponderEliminar
  5. Wow! Me parecio lo mas inteligente y profundo que se puede decir al respecto de esta carrera tan hermosa como la medicina.
    Es cierto, nunca dejamos de aprender ni estudiar!
    Y venimos a eso al mundo! Yo tambien voy para medicina ;)
    exelente artículo felicitaciones :D

    ResponderEliminar
  6. Anónimo7/9/13 6:53

    Me encanto, al leerlo inspira a continuar y no dejar ese sueño, veo que valen la pena los sacrificios, muchos exitos en tu carrera!!

    ResponderEliminar
  7. Que lindas palabras.
    Yo era estudiante de medicina lo deje hace casi una año, porque creo firmemente que la medidicna debe ser ejercida por personas con gran vocacion y al contrario que tu historia yo pensé que mi vocación era grande y el prestigio social y económico eran secundarios, pero pasado el tiempo me di cuenta que mi vocación estaba por los suelos y me mantenían ahi las ansias de lograrlo. Decidí salirme porque no quiero ser ese tipo de médico que ni mira al paciente, porque creo que poder hacerlo no significa tener que hacerlo. Me encanta la medicina, no he encontrado otra carrera por el conflicto que el miedo al arrepentimiento me causa, pero no vuelvo porque uno debe reconocer cuando no esta dispuesto a dar lo que se necesita y su vocación no es esa. La medicina no es para lucrar, es la carrera mas maravillosa y se requiere un espiritu de servicio, aunque no sea para mi, me alegra leer pensamientos como este. Felicidades!

    ResponderEliminar
  8. Anónimo10/8/16 1:27

    UNA SOLA PALABRA DESCRIBE TU HISTORIA VALENTÍA

    ResponderEliminar