Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


Viene de querer siempre ayudar y escuchar a los demás en sus problemas.

Desde pequeña decía que de mayor quería ser médico. Siempre he tenido mucha curiosidad por conocer como es el cuerpo por dentro, por saber como funciona nuestro organismo y como nos reproducimos.

A pesar de que en mi familia no hay médicos ni otros profesionales de la salud que me hayan guiado a ello, yo siempre he tenido la ilusión de estudiar medicina. Por tanto para mi era una profesión desconocida.

Pienso que mi ilusión de ser médico viene de querer siempre ayudar y escuchar a los demás en sus problemas.

Nunca me arrepentiré del día en el que puse medicina en primer lugar en la prescripción. Mi elección fue totalmente correcta. Era la profesión que más me atraía de todas, y con la que más me sentía identificada. No me imaginaba ni de profesora ni de empresaria, sino como médico.

Bastantes veces escuché decir que es una de las carreras más larga y que nunca se acaba la formación de un médico, pero eso a mi no me importaba. La verdad que ya me cansaba de oír eso una y otra vez de mis amigos, compañeros de instituto, etc. Pero ningún comentario hacía cambiar de opinión y además porque siempre he tenido el apoyo de mis padres. Nunca me quitaron la idea, por lo contrario me animaban a iniciar medicina que era lo que me gustaba.

Aun quedan unos pequeños pasitos en el largo camino de la medicina para ver realizado mi sueño, pero he de decir que en este camino no todo ha sido alegría porque he pasado malos momentos de tristezas y llantos.

Esta carrera supone un gran esfuerzo físico y psíquico si la comparamos con otras, y muchas más horas de estudio. Ha habido momentos en los que pensé en tirar la toalla, pero falsamente porque en realidad nunca me lo planteado con convicción, sino en los momentos de bajón, cuando tras haberte esforzado bastante para un examen resulta que no consigues aprobarlo. Pero es que no me planteo hacer otra cosa en la vida, es lo que me gusta y es mi ilusión, y por eso sigues adelante contra viento y marea.

Pero me llevo de estos años muchos buenos momentos con mis compañeros y en el hospital. Nunca olvidaré mi primera práctica ni mi primera historia, ni algunos pacientes que han dejado huella en mí, o la mirada de otros desesperados por su enfermedad.

Poco tiempo queda para finalizar el curso, pero todos sabemos que eso no es suficiente. Tenemos que seguir con nuestra formación porque nos queda muchísimo por aprender para ser un buen médico.

Ese es mi verdadero afán, ser un buen médico, tener un amplio conocimiento de enfermedades, curar, paliar o prevenir a los pacientes y saber que hacer en cada momento y situación.

Finalmente decir que tengo una gran inquietud por terminar y verme en el hospital aprendiendo y tomando decisiones acertadas. Me gustaría pronto estar con mis compañeros trabajando en conjunto y con un mismo fin, ayudar en la medida de lo posible a todo aquel ser humano que busque ayuda en nosotros. No hay nada más gratificante en la vida que esto.

Vanessa González Begines (Valme)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada