Los alumnos de la Facultad de Medicina de Sevilla reflexionan sobre las razones y las emociones que los motivan para estudiar medicina. Se invita a participar en el mismo a estudiantes de otras Facultades de Medicina u otras personas interesadas en participar en el mismo con sus comentarios (Students of the Faculty of Medicine of Seville reflect on the reasons and emotions that motivate them to study medicine. Are invited to participate in the students from other medical schools or other interested persons to participate in it with your comments). (Pablo Bonal Pitz).


Por qué Medicina...

Desde pequeña, siempre me intrigó saber qué es lo que pasaba en nuestro interior, siempre me pregunté por qué algunas personas enfermaban y otras no, por qué si me daba un golpe a veces me salía sangre y si era en la cabeza me salía un “chichón”, por qué mi hermano me contagió la varicela o cómo pudo tener mi madre todo ese tiempo a mi hermano dentro…, supongo que la curiosidad ha sido una de las principales razones.

Pero después, con el tiempo, no sé muy bien decidir un momento ni un lugar, las ideas se me fueron aclarando y pensé que tal vez en la medicina podía encontrar mi forma de vida y de sentirme útil. A lo largo de estos años, sin duda alguna me he dado cuenta de que no me equivoqué en la elección, y sin el menor titubeo, volvería a comenzar estos seis años.

Hemos aprendido mucho pero sobre todo me quedo con las experiencias que me han hecho ver que este es mi camino, nunca podré olvidar mi primer pase por el hospital, mi primera historia, mi primera exploración, el primer quirófano, el primer parto o la primera guardia, pero sobre todo, nunca podré olvidar la primera vez que me hicieron sentir útil, que sentí que gracias a nada fuera de lo normal que no hagamos cada día, había alguien a quien ayudábamos y que nos lo demostraba. Me gusta pensar que el día de mañana tendré la posibilidad de comprometerme con los que necesiten de nuestra ayuda y que gracias a esta pueda ofrecerles un intento de cura, un hombro de apoyo y una luz de esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada